¿Por qué hay que lavarse el cabello?

¿Por qué hay que lavarse el cabello?

La respuesta parece evidente pero merece más aclaración.  Las glándulas sebáceas del cuero cabelludo producen sebo y este se acumula día tras día. Para mantener una cantidad óptima de sebo y el cabello se mantenga sano es indispensable lavarlo.  Los champús contienen una combinación de sustancias que en contacto con el agua eliminan las impurezas del cuero cabelludo y el cabello.

Hay que lavarse el cabello pero tampoco demasiado. En cienciapedia consideramos que lavarlo muy frecuentemente puede deshidratarlo , secarlo y generar picazón. También puede ocurrir el efecto opuesto: el aumento de la producción de grasa, particularmente si el cabello es fino o tiende a engrasarse fácilmente.lavado de cabello

Entonces,  ¿cuál es la frecuencia ideal? Depende del tipo de cabello.

Si tienes el cabello normal:

Estarás encantada de saber que es el más fácil de cuidar. Como este tipo de cabello no presenta ningún problema en concreto, dos lavados semanales son suficientes. Cada tanto tiempo , aplicarle un producto hidratante para mantenerlo sano.

Si tienes el cabello seco:

A este pelo le falta hidratación. Aconsejamos lavarlo de una a dos veces por semana con champú y acondicionador hidratantes, con una base de ácidos esenciales.  El cuidado se completa con la aplicación tras el champú de un producto sin enjuague, tipo baño nutritivo o aceite nutritivo, insistiendo particularmente en las puntas. Una vez por semana, aplicarle una máscara reparadora.

Si tienes el cabello crespo:

El cuero cabelludo segrega menos sebo del necesario. Para compensar esta carencia hay que lavar el cabello una o dos veces por semana con productos concebidos especialmente para ese tipo de pelo. La aplicación de acondicionador y de una máscara nutritiva (con base de aceite de aguacate o de aceite de coco) es muy recomendable.  El cabello crespo se beneficia de la muy de moda tendencia del co-wash. Este método consiste en lavarse el cabello con  acondicionador en vez de champú, ya que es más rico en ingredientes nutritivos y menos agresivos.

Si tienes el cabello graso:

Contrariamente a los otros tipo de cabello que requieren un promedio de uno a dos lavados por semana, el cabello graso hay que lavarlo más seguido. Las glándulas sebáceas de este cuero cabelludo producen demasiado sebo. Por esta razón, y para evitar el brillo al final del día, recomendamos el lavado diario. El champú debe ser de plantas con virtudes reparadoras o de zinc piritione, un agente antihongos y antibacteriano.

Alternativas para lavarse menos el cabello

El champú seco es una buena alternativa, pero no hay que esperar milagros. Un champú seco no reemplazará nunca un verdadero lavado por la simple razón de que no lava. Además no se debe emplear a diario porque podría asfixiar el cuero cabelludo. Pero de vez en cuando, para pequeños retoques o entre dos citas, puede ser una buena solución de emergencia.

El no champú

El no champú consiste en dejar de utilizar champú para lavarse el cabello. Se comienza por espaciar los lavados tradicionales utilizando una mezcla de bicarbonato de soda (para eliminar impurezas) y vinagre de sidra (funciona como acondicionador para hacer el cabello más suave y brillante).  Poco a poco se abandona esta mezcla para utilizar nada más que agua.

Atención.

Hay que tener cuidado con las recetas caseras, preparar en casa los productos para el cabello implica conocer los ingredientes y sus proporciones. Por ejemplo, utilizar arcilla en mucha cantidad en un cuero cabelludo graso para absorber el exceso de sebo puede terminar resecándolo.

Ver el vídeo de este tema en el siguiente enlace: