El colesterol en la sangre “Un asesino silencioso”

El colesterol es una sustancia cerosa, de tipo grasosa, que existe naturalmente en todas las partes del cuerpo. El cuerpo necesita determinada cantidad de colesterol para funcionar adecuadamente. Pero el exceso de colesterol en la sangre, combinado con otras sustancias, puede adherirse a las paredes de las arterias.  Creando placas que pueden estrechar las arterias o incluso obstruirlas..

Es un producto químico generado internamente por el hígado, y que, en sí, es necesario para el correcto funcionamiento de ciertas hormonas, de los ácigos digestivos y de las estructuras corporales.

Existen dos clases de colesterol o de lipoproteínas que configuran su estructura. Las que popularmente se conocen como colesterol malo (LDL) y  bueno (HDL).

Sobre éstos debemos saber que el colesterol LDL se deposita en las arterias, aumentando por tanto los diferentes riesgos coronarios, mientras que el HDL elimina el colesterol de las arterias.

colesterol1

¿Qué significa tener el colesterol alto?

La ingesta total de grasas no debe representar al día más allá del 30% de las calorías totales ingeridas, pero de éstas sólo el 10% deberá estar representado por grasas saturadas.

Se diagnostica hipercolesterolemia cuando los niveles de colesterol total superan los 200 mg. por  decilitro; o también cuando los niveles de LDL son superiores a 130 mg. por  decilitro o los de HDL son inferiores a 35 mg. Por decilitro en hombres y 40 mg. Por  decilitro en mujeres.

Tener el colesterol alto, y no poner remedio para poder bajarlo, significa que estamos en riesgo de que éste ocasione importantes y graves problemas de salud, como pueden ser las enfermedades cardiovasculares o la arteriosclerosis. De hecho, tener mucho colesterol malo puede aumentar la probabilidad de padecer un accidente cerebrovascular, una cardiopatía y otros problemas relacionados.

Debemos tener en consideración además que aquellas personas que son fumadoras, con tensión sanguínea alta, con problemas tanto de diabetes como de obesidad, potencian la capacidad lesiva del colesterol malo.ataque-cardiaco

¿Cuáles serían las consecuencias de mantenerlo alto y no bajarlo?

Si en unos análisis sanguíneos nos han diagnosticado con colesterol por encima de lo considerado como “normal”, y no hacemos nada por bajarlo, con el paso del tiempo sus consecuencias para nuestra salud pueden resultar bastante peligrosas. A saber:

Arteriosclerosis: debido a la obstrucción de las venas a causa del colesterol, restringiendo la circulación correcta de la sangre tanto hacia nuestro corazón como al resto del organismo.

Accidente cerebrovascular: como consecuencia de la falta de irrigación sanguínea hacia el cerebro. Es muy peligroso, ya que puede causar la muerte.

Angina de pecho:Debido a la falta de irrigación sanguínea en una parte del corazón. Se produce sobre todo cuando se lleva a cabo algún tipo de esfuerzo, desapareciendo progresivamente cuando descansamos.

Enfermedades coronarias: Puede terminar en un ataque cardíaco.

electro-cardiograma

¿Qué alimentos son peligrosos? ¿Cuáles causan colesterol alto?

Existen una serie de alimentos que, de por sí, son especialmente nocivos para nuestro cuerpo, los cuales hacen aumentar los niveles de colesterol en la sangre.

Fundamentalmente son:

Alimentos ricos en grasas saturadas: carnes rojas, carne de cordero, carne de cerdo, embutidos (jamón, salchichas, tocino), hamburguesas, crustáceos, manteca animal.

Bollería industrial: magdalenas, tartas, donuts y bollos, dulces, golosinas y chucherías, galletas…

Comida basura en general: hamburguesas.

Determinados aceites: aceite de palma y aceite de coco.

Aperitivos salados: especialmente patatas fritas, nachos con queso, frutos secos fritos, galletitas saladas.

Productos lácteos enteros: leche entera, quesos maduros, cremas de leche… También evita la mantequilla y la margarina.

Determinadas salsas: como por ejemplo es el caso de la mayonesa o el ketchup.

cheese_burger

Descubre cómo bajarlo fácilmente

  • Sigue una alimentación sana, natural y equilibrada:
  • Opta en especial por alimentos bajos en grasas saturadas o colesterol.
  • Evita los alimentos fritos. Es mejor optar por el aceite de oliva o por los aceites vegetales, como el de soja, girasol o maíz.
  • Añade a tu dieta alimentos ricos en fibra, que nos ayudarán a bajar el colesterol alto. Entre éstos, podemos destacar los cereales integrales, la avena, arroz, verduras y frutas, las legumbres y los vegetales.
  • Utiliza leche descremada o desnatada (en vez de entera).
  • Limitar el consumo de huevos a 3 o 4 por semana.

Practica ejercicio físico de forma regular:

El ejercicio físico es fundamental a la hora de disfrutar de una buena salud. Además, ayuda positivamente a la hora de mantener nuestros niveles de grasas en sangre a raya. ¿Lo mejor? Practicar al menos 40 minutos de ejercicio físico cada día, destacando especialmente el ejercicio aeróbico ya que aumenta ligeramente el ritmo cardíaco: caminar a paso ligero o rápido, correr, nadar, montar en bici… Escoge entre tu preferido, comprobarás cómo en poco tiempo tu colesterol LDL se reducirá notablemente (incluyendo también los triglicéridos). Recuerda, lo más importante no es la intensidad, sino la duración del ejercicio físico.

Evita el tabaco:

¿Sabías que el tabaco, si bien es cierto que no aumenta los niveles de colesterol, sí es capaz de reducir el colesterol HDL (o bueno)? Por ello es aconsejable reducir el número de cigarrillos que fumas diariamente, hasta conseguir eliminarlo por completo de tu día a día.

¿Tienes sobrepeso? En este caso redúcelo:

Cuando el colesterol alto viene acompañado de exceso de peso, una opción adecuada que ayuda de forma muy positiva a reducir sus niveles es bajar de peso. Debemos tener en cuenta que la obesidad aumenta los niveles de colesterol LDL por un lado, mientras que por otro tiende a reducir el colesterol HDL. Una opción útil para reducir tu peso es practicar ejercicio físico de forma regular, seguir una dieta equilibrada y baja en calorías, y comer menos cantidades de comida al día (es decir, comer menos calorías que las que en realidad consumes según tu actividad física diaria).

¿Y cómo aumentar el colesterol bueno HDL?

Opta sobre todo por los siguientes alimentos:

Aceites: opta por incluir aceite de oliva y aceite de girasol en tu dieta, pero sin someterlas a cocción para que no pierdan sus virtudes y propiedades.

Frutos secos: come cada día un puñado (en torno a los 25 gramos) de determinados frutos secos, como por ejemplo nueces, almendras y cacahuetes (eso sí, naturales y nunca fritos).

También destaca la práctica de ejercicio físico regular, la cual no solo reduce el colesterol LDL malo, sino que también es capaz de aumentar los niveles de colesterol bueno. Al igual que te indicábamos anteriormente, el mejor ejercicio es el ejercicio aeróbico.

VER EL DOCUMENTAL DEL COLESTEROL EN EL SIGUIENTE ENLACE:

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *