¿Cómo Limpiar tu hígado para Perder Peso EN POCO TIEMPÒ?

Mantener un hígado sano y libre de toxinas es sin duda, un paso esencial para poder ir perdiendo peso poco a poco y de modo efectivo. El alimentarnos de modo incorrecto en ocasiones, nos puede pasar una alta factura en nuestra salud.

Cienciapedia Te ofreces en esta entrega  algunas pautas sencillas  para depurar el hígado, cuidarte tu salud y a la vez perder peso.
Nos esforzamos en seguir una dieta, hacemos ejercicio, pasamos incluso hambre y sin embargo, la báscula sigue sin indicarnos que estamos perdiendo kilos.
Estoy Seguro que te ha ocurrido en más de una ocasión.  ¿Por qué ocurre? ¿Por qué nuestro organismo no elimina ni un solo gramo de grasa?.

La repuesta es evidente.  si no cuidamos el hígado adecuadamente, este se intoxica, se sobrecarga, se puede volver incluso demasiado graso. Todo ello deriva muchas veces en obesidad. Además, no podemos pasar por alto que si el hígado se sobrecarga nuestro sistema inmunológico empezará a debilitarse y sufriremos muchas más enfermedades.
Tampoco debemos olvidar que la obesidad ejerce una peligrosa espiral: la acumulación de grasa o el exceso de tejido adiposo en el cuerpo favorece muchas enfermedades hepáticas como el hígado graso, cardiovasculares y diabetes; pero a su vez, la presencia de grasas y toxinas en el hígado dificulta la acción de perder peso.

principal que quema grasa. Se necesita que tanto él,  como la vesícula biliar trabajen en equipo para procesar y depurar las grasas. Si ambos están llenos de toxinas nunca podrán ejecutar adecuadamente su trabajo. Así que vale la pena aplicar a nuestra cotidianidad los siguientes consejos para mantener sanos tanto el hígado como la vesícula y así, perder peso de modo más saludable.

Abróchate el cinturón porque enseguida te daremos  8 consejos  para depurar tu hígado y perder peso.

1. Los Aguacates.
Es muy beneficioso consumir medio aguacate al día o uno de tamaño mediano. Es una de esas frutas enormemente saludables capaces de eliminar toxinas de nuestro cuerpo, aportarnos grasas beneficiosas y, además, limpiar nuestro organismo. Inclúyelo en tus ensaladas, en tus desayunos. Tomado de modo equilibrado este fruto nos puede permitir perder peso.

2. Los granos enteros.
Consumir, por ejemplo, pan de grano entero, de trigo, de cebada, de avena, arroz integral etc, es un gran acierto. Su secreto está en su riqueza en vitaminas del complejo B, que mejoran la metabolización de las grasas en general y la función hepática que nos permite fortalecer  y descongestionar el hígado. Te ayudarán a perder peso y además, cuidarán de tu salud.

3. Los beneficios del té verde.
Ya conoces muchos de los beneficios del té verde. Es esa bebida rica en antioxidantes que nos ayuda a depurar grasas, que acelera el metabolismo gracias a sus catequinas, mejora el funcionamiento del hígado. Vale la pena tomarlo en nuestro desayuno o bien a media tarde. El té verde nunca falla, es ese remedio delicioso y adecuado que te ayudará.

4. Las saludables uvas.
Las Uvas Son un tesoro natural de antioxidantes que activan la producción de bilis y la función que desintoxica el hígado. Disponen además de propiedades antienvejecimiento y protectoras de nuestro corazón, gracias a su alto contenido de resveratrol  un potente antioxidante.  Es una de esas frutas más adecuadas para nuestra salud.

5. Una manzana verde al día.
Te lo hemos comentado en más de una ocasión, las manzanas verdes, son esas piezas indispensables con las que debemos empezar bien el día. Contienen pectina y componentes químicos que nos ayudan a que el cuerpo elimine las toxinas del tracto digestivo. Todo ello facilita el trabajo del hígado y, en consecuencia, nos permite perder peso.

6. Jugo de remolacha y zanahoria.
Este jugo natural, además de sabroso, es realmente saludable. Nos permite perder peso, nos ayuda a depurar el hígado y, además, es muy rico en flavonoides y beta-caroteno. Ambos ayudan a estimular y mejorar la función hepática. Un remedio natural que muchas personas ponen en práctica al menos 3 veces a la semana.

7. Las verduras de hojas verdes.

Espinacas, berros, coles de bruselas, rúcula, escarola; son ideales para limpiar el hígado. Además, su contenido en clorofila nos permite absorber las toxinas del torrente sanguíneo e ir limpiando de modo muy efectivo el organismo, ayudando en sus funciones a nuestro hígado.

8. La cura del aceite de oliva con limón.

Te hemos hablado en alguna ocasión de esta sencilla cura para tus mañanas. Basta con una cucharada de aceite de oliva extra virgen y tres gotitas de jugo de limón. De este modo depuramos toxinas de nuestro organismo, se limpia el intestino, el colon, actúa como un buen tónico, un gran digestivo y además, te aportará ácidos grasos adecuados y numerosas vitaminas. Algo tan sencillo y económico hará por ti mucho más que un medicamento.

 

VER VÍDEO DEL ARTICULARLO EN EL SIGUIENTE ENLACE: